¿Quién responde cuando pierdes tus datos?

Aunque parezca mentira, los cálculos más amables indican que, en promedio, un 70% de las empresas no realiza respaldo de su información; la realidad confirma que la mayoría -si no todas- aprenden a la fuerza sobre la importancia de hacer un backup.

Es un hecho; mientras más tardes en hacer un backup, más fuerte será la caída. Pero no se trata solo de una cifra en gigabytes perdidos, ¡piénsalo!… No hablamos de estar un tiempo sin servicio y luego seguir operando, si no de cientos, sino miles de horas de trabajo productivo e intelectual perdidos: bases de datos, históricos de correo electrónico, contratos, archivos contables, etc, etc… Cuando pierdes tus datos, todo vuelve a cero.

Hacer backup de la información del negocio NO es opcional, NO es un gasto innecesario y sobre todo, NO es prescindible; cualquier profesional de IT que se aprecie de tal lo sabe. Sin embargo, por más evidente que esto parezca, son miles las pymes que viven en la delgada línea de perder toda su información y quedar de brazos cruzados. Se opera en base a la fé: en el único servidor de la oficina, en la nube, o en un tercero cuya infraestructura no tiene ninguna posibilidad de administrar, pero cuando algo falla y se pierde toda la información, todo el mundo se merece las penas del infierno, menos aquel que decidió ahorrarse hacer la copia. Más grave aún, no sólo no se asume la responsabilidad de la pérdida, si no que la desvían al fabricante del servidor, al enlace o al datacenter, haciendo quedar mal a otros para zafarse de asumir con sus clientes que olvidaron hacer una copia, o peor, que sí lo sabían pero no quisieron hacerla o pagar por ella.

¿Para qué necesitas un backup?

Todos los sistemas y equipamientos son susceptibles a fallos. Por lo general, estos elementos otorgan un alto nivel de confiabilidad y podemos disponer de ellos sin problema más del 99,9% de las veces; pero este 0,1% de riesgo, implica que algún elemento del sistema eventualmente puede fallar, afectando la disponibilidad del servicio.

Cuando un elemento del sistema falla, para responder rápidamente al evento y dar continuidad operativa, la norma y buenas prácticas ordenan levantar rápidamente el servicio, instalando datos y aplicaciones en una nueva infraestructura de acuerdo a la topología y niveles de servicio comprometidos; pero ¿qué pasa si esos datos no existen o no son accesibles?… Pues te quedas en pausa; es como si frente a un incendio, el seguro cubriera sólo la reconstrucción de todo tu local y sus muebles, pero si no tienes productos en bodega para reponer lo perdido y seguir funcionado, simplemente no podrás vender porque no tienes nada que ofrecer.

Un backup es una copia de seguridad que permite contar con un seguro a todo evento, con la posibilidad de que, ante una falla crítica, podamos levantar rápidamente la infraestructura tecnológica y los datos que permiten la operación del negocio en el mundo digital.

Sin backup no hay continuidad operativa

A muy grandes rasgos, un servicio de TI está formado por varios elementos: infraestructura física, plataformas de aplicación, y diversas clases de software. Dependiendo de la topología específica y presupuesto de cada negocio, un área de IT estructura sus servicios en base a una combinación de estos recursos, sean propios o externos.

En una arquitectura IT, para poder entregar continuidad operativa debemos considerar ser capaces de restaurar rápidamente cualquiera de sus elementos ante una falla: el servidor de repuesto, el enlace redundante, las aplicaciones y por supuesto, los datos. Ahora bien, al contratar infraestructura con un tercero, éste nos proveerá de cualquiera de estos recursos de acuerdo a lo contratado. Podemos pagar por capacidad de proceso, por conectividad, por licenciamiento de software, por redundancia o, por hacer copia de nuestros datos.

Dependiendo del volumen de datos, la estructura subyacente y la rapidez con la que queramos restaurar el servicio, podemos contar con diversas opciones de respaldo. Por ejemplo, podemos hacer backup discos físicos, en datastores virtuales, o redes SAN propias. Puedes optar por la que se ajuste mejor a tu negocio, y así tendrás al menos una copia disponible ante cualquier evento. De no existir esa copia, faltará un elemento esencial para completar el esquema que permite garantizar continuidad operativa.

Entonces, ¿Cuál es el límite de la responsabilidad sobre tus datos?

Tal y como el cirujano que trae una mala noticia saliendo del pabellón, más de alguna vez me ha tocado poner la cara y ver de frente la frustración, la rabia, incluso el llanto de aquellos que perdieron todo por no hacer un simple respaldo. Y por años trabajando en diversos centros de datos, he visto cómo algunos responsables de IT furiosos piden compensaciones o reparaciones económicas por la información perdida, no la copia, si no que su única fuente; como si una falla tecnológica de por sí fuera una negligencia, cuando en realidad, la posibilidad de una falla es parte de los términos y condiciones de cualquier contrato o SLA del mercado, por lo que es imperativo siempre contar con un respaldo.

Por otra parte, el desconocimiento sobre buenas prácticas sobre arquitecturas de servicio y sus elementos esenciales también es, en parte, responsabilidad de los proveedores IT. Gracias al marketing erróneamente simplificado, muchos clientes tienen la falsa concepción de que un datacenter es una especie de banco que guarda sus datos como si fuera una bóveda de máxima seguridad, de donde se cree que son indestructibles; cuando en realidad, un datacenter es más bien como un centro de distribución de compras, donde tus datos son los productos que transitan constantemente por la red, si un dato se pierde, para continuar el envío debe haber otro dato de repuesto, y como el gasto de ese reemplazo no siempre está incorporado en el servicio, muchos creen que es un gasto opcional, cuando en realidad, lo opcional es quién se hace cargo de hacer el respaldo. Eso debe quedar claro al momento de contratar recursos IT con un tercero.

De nada sirve el pataleo; no importa quien seas, cuál es tu cargo o a quien conozcas, o cuán potente pueda ser tu revancha… cuando se pierden tus datos, no hay poder ni demanda en este mundo que los traiga de vuelta. Ahórrate el mal rato, y por favor, nunca dejes de respaldar tus datos.

¿Buscando VPS de máxima velocidad?

Chatea con nosotros y cotiza en línea los VPS SSD+NVME más rápidos y robustos del país. Revisa el benchmark de rendimiento entre IXMetro-PowerHost y los principales proveedores del mundo.

Related Posts
Total
0
Share