¿Cómo elegir un VPS sin ser informático?

Si el término VPS o servidor virtual ya es común en tus proyectos y quieres conocer un poco más del tema, a continuación te entregamos una guía con todo lo que necesitas saber para comprender y evaluar un servicio VPS sin ser especialista en informática.

QUE ES UN VPS?

VPS, es la sigla del inglés Virtual Private Server, o Servidor Privado Virtual, lo que significa que es un computador de tipo empresarial o “servidor”. Esta máquina virtual, es un segmento lógico capaz de realizar las mismas tareas de un servidor físico, utilizando una fracción de sus capacidades reales. Para comprender mejor este punto, tenemos que repasar brevemente el concepto de Virtualización.

Con el avance en el desarrollo del equipamiento TI durante las tres últimas décadas, los computadores de clase empresarial o “Servidores“, fueron incrementando considerablemente su capacidad de proceso, a la vez que reducían en gran medida su tamaño. Durante los 90’s, impulsados por la proliferación de la “computación distribuida”, los nuevos servidores se multiplicaron bajo el formato x86; pero con el tiempo, este crecimiento generó dos inconvenientes: el primero, la subutilización de hasta un 90% de la capacidad de CPU hacía ineficiente correr un par de aplicaciones por hardware, y por otra parte, correr varias aplicaciones simultáneamente en el mismo servidor físico reducía el rendimiento de CPU. Ambos fueron resueltos con la virtualización, que consiste en dividir la máquina física en partes lógicas o virtuales, donde cada segmento cuenta con sus propios recursos de CPU, RAM y almacenamiento virtual, asignados en forma independiente por medio de un Software de administración llamado “Hipervisor“.

Ejemplo de Virtualización, donde a partir de 3 servidores físicos de aplicación (APP) que operan por separado, es posible optimizar recursos creando 3 máquinas virtuales en un solo servidor; lo anterior permite liberar capacidad en los otros 2 servidores, ya sea para incrementar recursos disponibles, implementar balanceos de carga o configurar tolerancia a fallos.

Un Hipervisor, permite entonces administrar los recursos de CPU, RAM y discos de un servidor físico, creando entidades virtuales independientes, donde cada una cuenta con su propio sistema operativo, y es capaz de procesar aplicaciones de manera aislada, optimizando así el uso de recursos disponibles en la máquina física.

Lee + sobre el tema en: “Beneficios de la Virtualización”, donde que te contamos sus principales usos, y como nos ayuda a reducir costos y trabajar de forma eficiente

PARA QUE SIRVE UN VPS?

Una máquina virtual tiene la capacidad de ejecutar todo tipo de aplicaciones, pero esta capacidad depende de los recursos y condiciones para usar la máquina; al adquirir un VPS, siempre existe la posibilidad de restricciones de uso por parte del proveedor, por lo que conviene revisar políticas de uso, términos y condiciones del servicio, así como los límites y restricciones normativas asociadas a la protección de datos que sigue el operador. Lo anterior es relevante si buscas usar los servidores para emailing, reventa o gamer, ya que es común el bloqueo de máquinas por spam o uso excesivo de tráfico. Es el costo del ahorro que nos entrega la economía de escala, así que a menos que tengamos presupuesto para habilitar y mantener servidores físicos exclusivos, cuando optamos por usar recursos compartidos, estamos sujetos al uso adecuado del espacio común.

Entonces, dentro del marco de operación del proveedor, se puede utilizar un VPS para prestar diferentes servicios de TI. Dependiendo del tamaño y sistema operativo que le asignemos a la máquina virtual usando el hipervisor, podemos implementar cualquiera de los siguientes servicios:

  • Escritorios remotos (VDI): La masificación del trabajo remoto generada por el home office o equipos de outsourcing, trajo de la mano el uso de hardware propio del usuario o BYOD (Bring Your Own Device), lo cual hace complejo llevar el mismo control de equipos que permitía el trabajo dentro de la oficina. Una forma de resolver el acceso seguro a plataformas privadas, es la implementación de escritorios remotos, que se consigue mediante software o agentes instalados en el dispositivo del usuario final, lo que le permite ingresar de forma segura a una máquina virtual individual, tal y como si fuera su propio escritorio de trabajo.
  • VPN server: Virtual Private Network, es una red virtual creada con la finalidad de conectar de forma segura una serie de equipos, sin la necesidad de que estén conectados físicamente, si no que a través de internet. Para conseguir aislar una red privada, es posible utilizar un VPS como VPN Server, que sirve para transmitir datos en forma segura entre dos o más ubicaciones, ocultando información como tu IP y geolocalización.
  • Alojar sitios web: Un VPS puede alojar tantos sitios web como su capacidad y configuración le permitan, no obstante, mientras mayor sea el tamaño y la cantidad de usuarios simultáneos de un sitio, el VPS deberá ser capaz de procesar dichas transacciones con rapidez, por ende, aunque se pueden albergar gran cantidad de sitios web en un VPS, existen casos en los que un sólo sitio podría requerir de varios VPS operando en grupo para lograr mayor escalabilidad y tolerancia a fallos. Al adquirir un VPS para servicios web por ejemplo, además de tamaño en GB, vCores y RAM, es importante tener claridad del número de consultas concurrentes o nivel de tráfico asociados al sitio.
  • Ejecutar análisis de datos: Un VPS configurado como servidor de base de datos, ya sea estructurados o no estructurados, permite obtener métricas para gestionar un gran volumen de consultas provenientes de herramientas como PowerBI, SAS, Python, Tableau o Apache Spark; esto es especialmente útil si necesitamos el VPS para iniciativas de Data Management (MDM), Business Intelligence (BI), Data warehouse, Inteligencia Artificial, y muchas otras aplicaciones para análisis de datos.
  • Desarrollo de software y pruebas de código: Un VPS puede operar como entorno de prueba para aplicaciones utilizadas por equipos DevOps. Un ejemplo de esto es el desarrollo de modificaciones de código a sitios web y/o aplicaciones, sin manipular el sitio que está disponible para los usuarios finales. Un servidor de prueba permite simular toda una puesta en marcha sin afectar al servicio principal.

Por medio de un VPS, podemos desplegar una serie de servicios para automatización y monitoreo, lo que asegura que todos los aspectos del diseño de un software funcionen sin que alguien dedique horas a ejecutar tareas que pueden ser programables. También es posible controlar y administrar dispositivos IoT (Internet of Things) como cámaras web y sensores de toda clase, además de servidores VOIP (Voice over IP) para PBX, que permiten implementar videoconferencias y sistemas IVR (sistemas de respuesta de voz interactiva); todo lo anterior convierte al VPS en uno de los servicios más versátiles y masivos del mercado TI.

¿Tienes otras consultas o necesitas más detalles sobre estos servicios?, visítanos y hablemos por chat! >

QUÉ BUSCAR EN UN PROVEEDOR DE VPS?

Con tantos proveedores de VPS disponibles, saber exactamente qué buscar puede ser un desafío, por lo que tener en cuenta diferentes factores del proveedor puede ayudar a que el proceso sea mucho más fácil. Por ejemplo, un proveedor de VPS de calidad siempre debe garantizar una disponibilidad desde un 99,9%, seguir protocolos estandarizados para seguridad de la información y ofrecer una atención al cliente 24/7. Además, hay que tener en cuenta la fiabilidad y el rendimiento general de las instalaciones, las cuales deben ser adecuadas al nivel de disponibilidad o uptime ofrecido.

A continuación te contamos los aspectos clave que debes conocer al momento de evaluar proveedores de VPS:

1. Tipo de administración

Hay dos tipos de alojamiento para un VPS: Administrado y No administrado. Con un VPS totalmente administrado, además de contar con recursos dedicados, el proveedor se hace cargo de la administración y operación del servidor, llevando a cabo tareas como el mantenimiento y las actualizaciones de la máquina. Esta es la mejor opción si nunca has utilizado un VPS o tienes un conocimiento técnico limitado para gestionarlo; también es importante considerar un VPS administrado cuando no contamos con personal de TI propio disponible las 24 horas.

Por otra parte, un alojamiento no administrado permite tener un control total sobre la máquina: el acceso raíz, la memoria RAM, además del almacenamiento y la administración de recursos. Es la solución ideal para usuarios frecuentes de este tipo de tecnología, o empresas que cuentan con un equipo de TI dedicado capaz de responder a la operación del servidor las 24 horas. Uno de los principales beneficios de “arrendar” infraestructura sin administración, es que no requiere invertir en hardware ni su mantenimiento, lo que convierte al VPS no administrado en una solución rentable que a la vez, entrega la libertad de ajustar los recursos del servidor de acuerdo al presupuesto de un proyecto.

2. Relación precio/calidad

Sin importar si el alojamiento es local o en la nube, el precio promedio de la mayoría de los planes VPS está entre los $20 a $100 dólares mensuales, que lo hace ideal para empresas que no quieren comprometer presupuesto en comprar servidores que mantener en sus propias instalaciones (on premise).

Pero más allá del ahorro en el presupuesto, detrás de cada VPS existen todo tipo de instalaciones físicas, por lo cual al hablar de precios, siempre debemos tener en cuenta la relación precio/calidad en términos de rendimiento del servidor. Esto significa que el costo de un mismo VPS desde el punto de vista de vCore, RAM y almacenamiento, será más bajo en implementaciones de poco rendimiento, e irá aumentando en la medida que las instalaciones que lo soportan sean de mejor performance y calidad.

Al comparar precios, también es indispensable aclarar si los costos asociados a la operación y tipo de máquina están incluidos, tales como: IP públicas, licenciamiento de SO, licencias de seguridad, tasas de transferencia, respaldos, alta disponibilidad, escalabilidad y tolerancia fallos; todas estas características son diferentes e independientes entre sí, por lo que si bien algunas podrían estar incluidas en el precio como IP y transferencia, otras como el licenciamiento, respaldos, alta disponibilidad, escalabilidad y tolerancia a fallos, requieren el uso de recursos físicos y de licenciamiento adicional para poder operar, lo que incrementa el costo final de la máquina. Evita ofertas de VPS con escalabilidad y tolerancia a fallos incluida sin que se note en el precio.

3. Rendimiento del VPS

El rendimiento de un VPS depende principalmente de factores como la potencia de CPU, espacio del servidor y tipo de disco. Antes de elegir un plan de alojamiento VPS, hay que comprender cuánto rendimiento necesitamos para operar el servidor virtual, ya que de ello depende la selección de los recursos, y por ende, podremos evitar incrementos inesperados en el presupuesto, o tiempos de inactividad por estimar recursos insuficientes.

El procesador virtual o socket de un VPS (vCPU), es lo que una CPU estándar para un servidor físico. Un vCore en cambio, es un núcleo que realiza tareas o procesos en el servidor, tales como leer y escribir datos, comprimir imágenes o cifrar información. Para saber elegir, debemos tener claro que un vCPU está compuesto de dos o más vCores. Cuanto más rápido complete un vCore sus tareas, mejor será el rendimiento que experimentan los usuarios finales.

Adicionalmente, conocer el rendimiento aleatorio de IOPS puede tener un impacto notable en el rendimiento de cualquier aplicación, sobre todo cuando se trata de blogs masivos, eCommerce y aplicaciones móviles, ya que almacenan una gran cantidad de archivos. Estos deben actualizarse periódicamente, lo que significa que un rendimiento de lectura/escritura más rápido afecta directamente la capacidad de respuesta de un sitio web o aplicación; algunas de estas aplicaciones son Magento, WooCommerce y otros sistemas de administración de contenido o CMS (Content Management System); si bien las IOPS aleatorias no son el único factor que influye en el performance del servidor, cuando el tráfico es alto vale la pena tener en cuenta esta métrica.

Por último, un factor de rendimiento crucial para un buen performance es el tipo de disco, ya que por lo general tendremos que elegir entre un disco HDD o SSD para el VPS. Ambos son unidades de almacenamiento, y para elegir la que mejor se adapte a tus necesidades tienes 2 opciones: Si buscas más espacio de almacenamiento de menor costo, entonces el almacenamiento en discos HDD sería la mejor opción, pero si estás buscando mayor rendimiento, confiabilidad, velocidad y estabilidad, entonces el almacenamiento en discos SSD, incluidas optimizaciones como NVMe serían una alternativa mucho mejor.

4. Tipo de Soporte Técnico

Aunque la gran mayoría de los proveedores ofrecen soporte técnico 24/7, al momento de evaluar este factor es recomendable verificar el tipo de administración que ofrece y su modelo tarifario para soporte, con el fin de saber qué tantas tareas abarca la administración y si brindan asistencia a los usuarios con poca experiencia. De esta forma, si optas por un VPS no administrado, debes considerar que en caso de que surja una crisis, si la solución está más allá de tus capacidades o no cuentas con un experto disponible, probablemente tengas que pagar un costo adicional por evento o suscribirte a un plan de soporte.

Con un VPS administrado en cambio, no deberás pagar aparte por este ítem, aunque conviene asegurarse de que la administración del proveedor no interfiera en el entorno de tus equipos de operación y desarrollo, ya que no tendrás acceso a manipular el ambiente a nivel de servidor.

> Por un inbox libre de newsletters!… Únete a nuestra red en LinkedIn para seguir y comentar este artículo.

COMO ELEGIR EL VPS CORRECTO?

De acuerdo a todo lo visto sobre VPS, para elegir la máquina correcta hay que buscar el equilibro entre los requerimientos de nuestra aplicación y el presupuesto disponible; a modo de ejemplo, gran parte de los usuarios de VPS que lo consiguen con éxito ponen en práctica las siguientes recomendaciones:

1. Claridad en los recursos base:

Para comparar cualquier plan u oferta de VPS, es indispensable tener definidos los recursos base necesarios para operar la aplicación: El número de procesadores virtuales (vCPU) y vCores determina cuántos procesos se pueden correr simultáneamente, la capacidad de memoria RAM en GB (Gigabytes) corresponde al almacenamiento no permanente o volátil, y el almacenamiento permanente en GB es necesario para alojar sistema operativo, aplicaciones y bases de datos; además dependiendo de la rapidez requerida podremos optar entre HDD, SSD o SSD NVMe. Esta información es clave, y corresponde al principal factor de costo asociado a planes VPS.

Para poder funcionar en internet, un VPS incluye en el plan un acceso compartido, que por lo general viene detallado en Gbps nacionales e internacionales. También es habitual que un VPS incluya una IP pública, por lo que si necesitamos IP adicionales, por ejemplo para escalar o migrar máquinas virtuales entre distintas ubicaciones, tendremos que considerarlo como un costo adicional. Otro recurso implícito en la contratación de un VPS corresponde a la transferencia: en un proveedor local, suele ser ilimitada y estar incluida en el costo del plan, en cambio en un proveedor de cloud pública, dependiendo de la zona de disponibilidad y arquitectura elegida podrían haber costos asociados al tráfico de salida.

Contar con una buena definición de recursos base, permite hacer una búsqueda rápida usando la información de planes disponible en línea. Para una correcta definición de recursos, en esta parte se suele recurrir al capacity planning, que permite a las empresas saber cómo y cuándo escalar, identificar cuellos de botella, crear una mejor capacidad de diseño y mitigar el riesgo para la operación del servicio.

2. Calcular el costo de tiempo de inactividad

Al menos por ahora, ningún proveedor puede garantizar un uptime del 100%. Así que el estándar de disponibilidad ofrecido para el servicio irá entre un 99,9% y 99,999%,}. Esta diferencia es muy relevante ya que cada nueve que agregamos al uptime, aunque reduce el riesgo de falla, a la vez incrementa el costo de la operación. Calcular el costo del tiempo de inactividad, es indispensable para tener claro cuánto le cuesta a su negocio cada hora de indisponibilidad del VPS; una buena forma de estimar rápidamente con pocos datos este valor es a través de las calculadoras RPO, que en base a datos de usuarios, tiempo y recursos para procesos, nos ayudan a definir el tiempo clave que podemos estar inactivos sin afectar la operación.

Dado lo anterior, si un proveedor ofrece 99,9% su riesgo de indisponibilidad anual es de 8 horas 47 minutos, agregar un 9 a ese uptime, es decir 99,99%, significa reducir ese tiempo a 52 minutos con 30 segundos, mejora conocida como Alta Disponibilidad (HA), pero que por lo general incrementa el costo de una máquina, y que encontramos en cualquier VPS Cloud o en la nube. Sin embargo, contar con HA sigue sin garantizar continuidad operativa, por lo que el VPS sigue sin ser tolerante a fallos, de esta forma tener claro el costo de ese tiempo facilita una elección con valores proyectables y predecibles.

3. Planificar continuidad operativa

¿Qué pasa si el VPS deja de funcionar?, tu equipo ¿es capaz de seguir operando sin la máquina por horas o minutos?. Aunque tu proveedor garantice un alto tiempo de disponibilidad, esto no es lo mismo que la continuidad operativa, ¿qué podemos hacer para no traspasar a los usuarios finales ese tiempo de inactividad?.

He aquí un dato crítico, cuando el costo del tiempo de inactividad se puede tolerar sin afectar el negocio, invertir en mayor disponibilidad no es prioritario; en cambio si el costo de cada hora de inactividad representa pérdidas no tolerables, vale la pena invertir en un mayor porcentaje de uptime, lo que significa diseñar una arquitectura de servicio tolerante a fallos. En la práctica, tener tolerancia a fallos requiere profesionales dedicados y al menos 4 VPS operando en forma simultánea bajo licenciamiento de clase enterprise. No obstante lo anterior, una gestión eficiente de riesgos puede facilitar el cumplimiento de protocolos y planes de mitigación adecuados para seguir operativos.

4. Definir el tipo de administración

Todo servicio TI requiere invertir en soporte, por lo que saber si el VPS es o no administrado, es el factor que determina dónde se irá ese presupuesto. Cuando el plan de VPS no es administrado, suele ser bastante más económico tanto en proveedores locales como de la nube pública, ya que en el modelo de infraestructura como servicio (IaaS) el cliente asume la responsabilidad sobre la administración de la máquina.

Ya sea que hablemos VPS Cloud, VPS en la nube o cualquier otro término similar, todos se refieren a lo mismo: la oferta de alojamiento VPS no incluye software de administración preinstalado, por ende, no está administrado. Bajo esta modalidad, el VPS no está restringido a una sola aplicación o sistema operativo. En este tipo de servicio las tareas de administración y monitoreo del VPS son responsabilidad del administrador de sistemas; si quieres administrar un VPS, necesitas habilidades avanzadas en: Interfaz de línea de comandos (CLI), Shell seguro (SSH), Gestión de eventos e información de seguridad (SIEM), Gestión de software de servidor web (por ejemplo, Apache, Nginx, Lighttpd), y recuperación ante desastres (DR) específicamente en lo que refiere a gestión de copias de seguridad y snapshots. En esta modalidad, el proveedor se debe hacer cargo solo de monitorear y asegurar la infraestructura física subyacente, protegiendo la red frente a ataques DDoS.

En un VPS administrado en cambio, hablamos de Plataforma como Servicio (PaaS), ya que el proveedor utiliza un software de administración previamente instalado, sobre un sistema operativo predefinido. Sin embargo, como las responsabilidades de administración y mantenimiento del servidor virtual recaen sobre el proveedor, es frecuente que algunos controles como la protección anti malware y actualizaciones de sistema operativo generen fallos de compatibilidad en una aplicación, por lo que siempre existe la posibilidad de tener que recurrir a soporte especializado. De acuerdo al tipo de soporte que necesitemos, podemos optar entre un proveedor que ofrezca el pago por hora o evento, o por una suscripción de pago adicional como es frecuente en la nube pública.

5. Determinar requerimientos adicionales

Al momento de comparar el costo de un VPS, debemos tener claro los precios de licenciamiento y sus actualizaciones. Cuando no es administrado, es muy probable que el VPS requiera incorporar licenciamiento específico para sistema operativo, aplicaciones y herramientas de gestión adicionales como cPanel o Terminal Server, por lo que el costo total de la máquina depende del tipo de plataforma y número de usuarios que tengamos que licenciar. Otra inversión adicional para un VPS es el Backup, dado que siempre puedes hacerlo por tu cuenta, cuando pagamos por un servidor, sea local o en la nube se cobrará aparte por ese respaldo. Si bien podemos usar la máquina perfectamente sin necesidad de respaldarla, cuando la información contenida en ella es crítica, conviene implementar el backup para contar con una copia que permita seguir adelante en caso de fallos del servidor; no tener un respaldo es el típico error de novato que ha dejado empresas enteras de brazos cruzados.

Por otra parte, aunque hace tiempo que la escasez de direcciones IPv4 está asumida y técnicamente fue resuelta usando IPv6, muchos proveedores aún no comercializan estas nuevas direcciones. Debido a lo anterior cada IPv4 adicional es valiosa, por lo que algunos operadores incluso solicitan justificar para qué necesitas otra IP, ofreciendo una solución técnica alternativa para evitar venderla si no lo consideran absolutamente necesario. Otro costo adicional cuando no queremos que el VPS deje de funcionar es la tolerancia a fallos, ya que evitar caídas requiere de otro servidor espejo operando al mismo tiempo, y como práctica recomendada dos VPS adicionales para separar y espejar las bases de datos. Lo anterior sumado a las licencias, hace que la tolerancia a fallos sea una arquitectura de alto costo, justificable en muy pocos casos.

Es muy importante tener claras nuestras expectativas respecto de qué necesitamos que haga exactamente la máquina virtual, ya que de ello dependerá si debemos elegir la oferta estandarizada, o bien incorporar elementos adicionales que permitan cumplir con los requerimientos operativos del servicio.

6. Verificar opciones de pago y condiciones de uso

Aunque se suele dejar en un plano secundario más asociado a la posventa, conocer detalladamente las condiciones de uso y formas de pago hará más simple la relación respecto a nuestros procesos internos. ¿Conocemos en detalle el SLA (Service Level Agreement)?, ¿hay restricciones de tráfico o de uso?, ¿cuáles son las penalizaciones y procesos de desbloqueo por uso excesivo?, ¿El modelo de pago es por uso, mensual o anual?, ¿cuáles son las opciones de pago disponibles?, ¿cuál es el procedimiento para la recepción de facturas?; por ejemplo con un proveedor local probablemente se reciban las facturas por email, con un proveedor de nube pública se puede acceder a la administración de una cuenta, cuyo manejo requiere capacitación previa de entre 10 y 20 horas, por lo que cada elección implica destinar presupuesto a la gestión efectiva de todos los aspectos del servicio.

Para conocer más detalles sobre proveedores de VPS y cómo elegir tu máquina ideal, hablemos por chat! >

Como en todo, sabemos que elegir el VPS ideal para un proyecto puede ser complejo incluso para un experto en el área, especialmente cuando en apariencia todos ofrecen lo mismo. Es por ello que finalmente lo mejor es elegir el que te brinde una mayor cantidad de recursos a un precio razonable; pero antes de elegir por precio, considera las especificaciones físicas del servidor, ya que la experiencia de uso dependerá de ello. Nunca inicies una búsqueda sin tener claridad sobre los requisitos base de la máquina, y elije el proveedor que ofrezca exactamente lo que necesitas.

¿Buscando VPS de máxima velocidad?

Chatea con nosotros y cotiza en línea los VPS SSD+NVME más rápidos y robustos del país. Revisa el benchmark de rendimiento entre IXMetro-PowerHost y los principales proveedores del mundo.

Related Posts
Total
0
Share